Philipsburg

Edificios blancos y tiendas llenas de encanto
Fortalezas holandesas y francesas
Casas de madera y yates de lujo

Busca tus cruceros por el Caribe y las Antillas

Philipsburg

Atmósferas del siglo XVII

Durante tu crucero por el Mar Caribe, una vez que desembarques en el puerto holandés de Philipsburg y visites el Palacio de Justicia, el corazón de la ciudad (un edificio blanco y azul construido en 1793 y actualmente sede de la oficina de correos), no puedes perderte las excursiones al lado francés de la isla.

Marigot, la capital de Saint Martin, está situada en la costa oeste de la isla y está protegida por la gran laguna de Simpson Bay. La ciudad conserva aún el ambiente de finales del siglo XVII, cuando fue fundada. Merece la pena visitar el centro histórico, repleto de casas de madera salpicadas de tiendas rebosantes de encanto.


Después, regálate una excursión al Fuerte St. Louis, construido sobre una colina bajo las órdenes de Luis XVI. Desde aquí puedes disfrutar de unas magníficas vistas a la bahía de Marigot y a su precioso club náutico con majestuosos yates de lujo.


Sin embargo, para disfrutar del mejor panorama tienes que ir a Pic du Paradis, desde donde podrás ver hasta Anguila, Saba, San Eustaquio y San Bartolomé. Desde aquí el mar lo domina todo, no te pierdas las playas de Sint Maarten, empezando por Great Bay Beach, una media luna de arena de un kilómetro y medio situada frente a Philipsburg. Más allá del legado de Fort Amsterdam (una fortaleza holandesa construida en 1620 que contiene una bonita exposición de restos históricos) podrás descubrir la íntima playa de Little Bay. Desde aquí puedes llegar hasta Cay Bay, rodeado por unos preciosos fondos marinos ideales para hacer snorkel.


Desde la capital, los amantes del surf y el golf se dirigen hacia el oeste. Los primeros para sumergirse en las aguas de Mullet Bay; los segundos para ir al campo de golf que hay detrás. A poca distancia encontrarás Cupecoy, con sus pequeñas playas excavadas a los pies del acantilado. Un poco más lejos, en el extremo oeste de la isla, entrarás en Terre Basse, el territorio francés. La playa más grande de Sint Maarten es la de Baie Longue, a poca distancia de allí.

Qué ver en Philipsburg

Descubre nuestras excursiones

    San Martín

    Playas de marfil y aguas turquesas
    Playas de marfil y aguas turquesas

    Una isla, dos identidades. Sint Maarten, la parte sur, pertenece a Holanda, mientras que la parte norte, San Martín, pertenece a Francia.

    En un crucero por San Martín desembarcarás en la capital holandesa de Philipsburg, a pocos kilómetros del aeropuerto. 

    Desde la preciosa playa de Maho, en uno de los extremos de la pista, puedes observar el aterrizaje de los aviones a una altura bajísima: ¡espectacular! 


    Al este, la Simpson Bay ofrece dos alternativas: desayunar en el bar del Yacht Club en la Isle de Sol, donde atracan algunos de los megayates más impresionantes del Caribe; o la playa de Kim Sha, con palmeras, arena blanca y aguas turquesas (si buscas más playas típicamente caribeñas, date una vuelta por Bay Rouge, Plum Bay, Long Bay y Mullet Bay, esta última más equipada). 


    En la parte francesa de la isla, Orient Beach, en la Bahía Oriental y frente a la isla de Tintamarre, es quizá la playa nudista más conocida y apreciada del Caribe. 

    San Martín también quiere decir ir de compras; en la capital, Marigot, podrás pasear a diario por el Mercado Francés, donde cada día montan más de 100 puestos llenos de especias, frutas y verduras, ron y artesanía local.