Cruceros a Ajaccio

Un conjunto de antiguas callejuelas
La memoria de Napoleón Bonaparte
Una ciudadela del siglo XV

Busca tu crucero por el Mediterráneo

Ajaccio/Córcega

Clima templado, relax y bares de moda

¿Qué tal una excursión a Córcega durante tu crucero por el Mediterráneo con MSC Cruceros?


Ajaccio es un agradable y relajante lugar que visitar en Córcega, con un excepcional clima templado y numerosos y elegantes cafés, restaurantes y tiendas. El corazón del casco viejo de Ajaccio, un conjunto de antiguas calles que se ramifican al norte y al sur de Place Folch, la cual se abre al mar a la altura del puerto, encierra lo más interesante.

Cerca, al oeste, la Place de Gaulle constituye el centro moderno y el punto de partida de la calle principal, Cours Napoléon, que se extiende paralela al mar durante casi 2 km en dirección noreste. Al oeste de Place de Gaulle se extiende la parte moderna de la ciudad, frente a la playa, sobre la que se alza en el extremo este la ciudadela. En otra época acceso a la ciudad medieval, Place Folch se encuentra en el corazón de la vieja Ajaccio.

Esta deliciosa plaza sombreada que se abre hacia el mar debe su nombre local, Place des Palmiers, a la fila de palmeras que delimitan la franja central. Una fuente con cuatro leones de mármol domina el límite superior y es la base para la inevitable estatua de Napoleón. Al sur de Place Folch, la antigua línea divisoria entre el barrio pobre alrededor del puerto y la zona donde residía la burguesía, da acceso a Rue Bonaparte, la calle principal de este último barrio. 


Construidas sobre el promontorio que se alza hasta la ciudadela, las solitarias calles de esta parte de la ciudad, con sus polvorientos edificios y sus pequeños restaurantes iluminados por pequeños trozos de mar o cielo al final de las callejuelas, son la parte que mejor conserva la atmósfera de la vieja Ajaccio.

Qué ver en Ajaccio

Descubre nuestras excursiones

    Francia

    Un discreto y delicado encanto chic
    Un discreto y delicado encanto chic

    Unas vacaciones por el sur de Francia te llevarán hasta el paraíso. Este Jardín del Edén encierra las cimas nevadas de los Bajos Alpes y sus colinas somontanas, que por el este descienden hasta el mar y por el oeste llegan casi hasta el Ródano.


    El interior se caracteriza por una cadena de escarpadas colinas boscosas; mientras que la zona de la costa es una siempre cambiante serie de bahías de aspecto casi geométrico, que a veces dan paso a aglomerados de escollos de piedra brillante y a ensenadas estrechas y profundas que parecen fiordos noruegos en miniatura, las calanques. Pero todos estos elementos serían insignificantes sin esa luz mediterránea tan especial. Mágica en primavera y en otoño y al mismo tiempo suave y brillante de una manera teatral, confiere a cada paisaje el máximo color y definición sin destellos. Un crucero por el sur de Francia es una buena oportunidad para visitar la capital de la Riviera, Niza, una vibrante y cautivadora mezcla de influencia italiana, decadente esplendor Belle Époque y arte de primera.

    Al este, la baja Corniche conecta los pintorescos pueblecitos costeros de Villefranche, St-Jean-Cap-Ferrat y Beaulieu; las altas carreteras ofrecen algunos de los paisajes de costa más espectaculares por los que puedes conducir en Europa, de camino a Èze y el pequeño principado de Mónaco. Las mejores playas están al oeste de la Riviera, en la viva Juan-les-Pins y en Cannes, la ostentosa ciudad famosa por sus tiendas de grandes firmas y por su festival de cine.