Cruceros a Míkonos

La Iglesia de Paraportianí
El Museo Folclórico
Los famosos molinos de viento blancos

Busca tu crucero por el Mediterráneo

Míkonos

Blanco y azul, los colores de la isla

Cuando navegas por el Mar Mediterráneo con MSC Cruceros, Míkonos es la imagen por excelencia de las Cícladas. Como la mayoría de la gente va a la playa durante el día, el mejor momento para explorar el ovillo de callejuelas es por la mañana temprano y al caer la tarde.
 
Dicen que la estructura laberíntica de sus calles fue diseñada para confundir a los piratas que asediaban Míkonos durante el siglo XVIII y principios del XIX, y que hoy en día tiene el mismo efecto en sus visitantes. Cuando bajas de tu crucero MSC, perderte por sus enrevesadas calles forma parte de la diversión.

Desde tu crucero de camino a la ciudad pasarás delante del museo arqueológico, que fue construido en 1905 expresamente para exhibir los artefactos provenientes de los cementerios de la isla de Rinia, al otro lado de Delos. Una excursión de tu crucero MSC por el Mediterráneo puede ser la oportunidad para descubrir los museos y las casas de Míkonos. La Casa de Lena es una casa burguesa de finales del siglo XIX completamente restaurada y amueblada.

El Museo Folclórico, albergado en una casa del siglo XVIII, cuenta con una colección inusualmente grande de bibelots y otros objetos, incluyendo un sótano dedicado a la historia marítima de la isla. El museo comparte promontorio con la iglesia más antigua y más conocida de Míkonos, Paraportianí, un fascinante conjunto asimétrico de cuatro capillas unidas en una. Detrás de la iglesia, la costa lleva al barrio conocido como la Pequeña Venecia por sus altos edificios y arcos de estilo veneciano construidos a orillas del mar en el lado suroeste.

Este barrio, junto con el adyacente Alefkándra, está lleno de galerías de arte, bares, tiendas y discotecas de moda. Más allá de la Pequeña Venecia los famosos molinos de viento miran hacia el mar, restaurados y listos para las fotos.

Qué ver en Míkonos

Descubre nuestras excursiones

    Grecia

    Bajo el ala protectora de los dioses
    Bajo el ala protectora de los dioses

    Para apreciar plenamente las 227 islas griegas habitadas dispersas por el Mediterráneo, necesitarías una vida para ir pasando de una a otra.
    Las aguas color zafiro que bañan las costas rocosas salpicadas de pequeñas calas secretas y playas de arena que parecen postales de ensueño, son la definición del verano griego por excelencia: sol, mar y arena.

    Para todos aquellos que tengan inquietudes culturales, un crucero por las Islas Griegas no dejará de ser inspirador. Todas las culturas han dejado su huella, y casi todas las ciudades y pueblos están ligados al pasado, ya sea a través de un romántico templo en ruinas dedicado a Afrodita, una sombría fortaleza veneciana o un polvoriento monasterio bizantino decorado con preciosos frescos.
    Pero no dejes que el reclamo cultural te abrume demasiado durante tus vacaciones en las islas griegas. Los placeres hedonísticos ligados al descanso y al calor – nadar al atardecer en cálidas aguas, charlar y beber bajo las estrellas – son un reclamo igual de atractivo.
    La globalizada y creciente Atenas es una parada obligatoria, una introducción casi inevitable en un viaje a Grecia: además de la Acrópolis ofrece una amplia variedad de actividades urbanas, desde museos hasta conciertos, tiendas bien surtidas, restaurantes gourmets y estimulantes clubes.