Cruceros a Santorini

Una auténtica maravilla de la naturaleza
El Museo Arqueológico de Fira
Trechos de arena negra volcánica

Busca tu crucero por el Mediterráneo

Santorini

Dominando un mar encantado

No puedes decir que has estado de vacaciones en Grecia hasta que no hayas visto la maravilla de la naturaleza que es Santorini. Mientras nuestro crucero MSC maniobra en la gran caldera de Santorini (Thíra), parece como si la tierra se alzara y la abrazara.
 
El mar está dominado por yermos acantilados de cientos de metros de altura, un terreno donde nada crece, nada pasta, nada que suavice la impresionante vista. Los únicos colores son el marrón rojizo, el negro y el gris de las capas de pumita que forman el acantilado de esta isla, la más grande del pequeño archipiélago.

Una excursión de tu crucero MSC por el Mediterráneo puede ser la oportunidad perfecta para explorar Fira (también conocida como Hóra) que hace equilibrios al borde de la enorme caldera. Aunque los restaurantes de Fira están dirigidos al turismo, puedes comer muy bien en ellos. Tras una espectacular caminata de dos horas por el borde de la caldera, se llega a la aldea de Imerovigli y un poco más al norte Firostefani, ambas con unas vistas impresionantes.

La única localidad alternativa es Karterados, una pequeña aldea a unos veinte minutos a pie al sureste de Fira. Los cruceros MSC por el Mediterráneo también ofrecen excursiones a las playas de Santorini, en la costa oriental de la isla, largos trechos de negra arena volcánica que puede llegar a calentarse mucho con el sol de la tarde.

Se han descubierto las huellas de la colonia minoica que prosperó aquí en el yacimiento minoico de Thira en Acrotiri, en el extremo suroeste de la isla; este lugar estuvo habitado desde el Neolítico tardío hasta el siglo XVII a. C. El Museo Arqueológico de Fira, cerca del teleférico al norte de la ciudad, está muy bien montado y tiene una colección proveniente de las excavaciones de la Antigua Thira.

Qué ver en Santorini

Descubre nuestras excursiones

    Grecia

    Bajo el ala protectora de los dioses
    Bajo el ala protectora de los dioses

    Para apreciar plenamente las 227 islas griegas habitadas dispersas por el Mediterráneo, necesitarías una vida para ir pasando de una a otra.
    Las aguas color zafiro que bañan las costas rocosas salpicadas de pequeñas calas secretas y playas de arena que parecen postales de ensueño, son la definición del verano griego por excelencia: sol, mar y arena.

    Para todos aquellos que tengan inquietudes culturales, un crucero por las Islas Griegas no dejará de ser inspirador. Todas las culturas han dejado su huella, y casi todas las ciudades y pueblos están ligados al pasado, ya sea a través de un romántico templo en ruinas dedicado a Afrodita, una sombría fortaleza veneciana o un polvoriento monasterio bizantino decorado con preciosos frescos.
    Pero no dejes que el reclamo cultural te abrume demasiado durante tus vacaciones en las islas griegas. Los placeres hedonísticos ligados al descanso y al calor – nadar al atardecer en cálidas aguas, charlar y beber bajo las estrellas – son un reclamo igual de atractivo.
    La globalizada y creciente Atenas es una parada obligatoria, una introducción casi inevitable en un viaje a Grecia: además de la Acrópolis ofrece una amplia variedad de actividades urbanas, desde museos hasta conciertos, tiendas bien surtidas, restaurantes gourmets y estimulantes clubes.