Cruceros a Casablanca

El antiguo y el moderno Marruecos 
Edificios moriscos y art decò
La Mezquita de Hassan II

Busca tu crucero por el Mediterráneo

Casablanca

Una ciudad de Oscar

Casablanca (Dar al-Bayda en árabe), es la ciudad más grande de Marruecos y su capital comercial, así como el puerto más grande del Magreb, más activo que el de Marsella, que fue creado inspirándose en este.

 
El monumento más conocido de Casablanca y una parada que no puede faltar en un crucero por el Mediterráneo es la Mezquita de Hassan II, pero aquí también se encuentra el único museo judío del mundo musulmán. Sin embargo, lo mejor de la ciudad es la arquitectura morisca y art decó de la época colonial. Cuando cruzas el Mar mediterráneo a bordo de un Crucero MSC, Casablanca, poco más allá de Gibraltar, puede ser algo desconcertante al llegar, pero una vez en el centro es fácil orientarse.

La ciudad se concentra en torno a una gran plaza pública, la Plaza de Mohammed V, y la mayoría de los alojamientos, restaurantes y lugares de interés están situados en sus alrededores. Pocas manzanas más al norte y aún parcialmente amurallada encontramos la vieja medina, que hasta 1907 constituía toda la ciudad de Casablanca.
 
Justo al oeste del puerto y del centro de Casablanca, la antigua medina se remonta a finales del siglo XIX. La medina no tiene muy buena reputación, pero no es peligrosa y puede ser un buen lugar para picar algo barato y comprar souvenirs durante la excursión de MSC Cruceros. El Skala, un pequeño bastión del siglo XVIII, ha sido restaurado y cuenta con viejos cañones y un exclusivo café-restaurante. Erigida sobre una plataforma rocosa sobre el mar, la Mezquita de Hassan II fue diseñada por el arquitecto francés Michel Pinseau; está abierta a los no musulmanes y cuenta con visitas guiadas de una hora de duración que también incluyen la visita al conjunto del enorme y cuidado hammam de la mezquita, en el semisótano.

Qué ver en Casablanca

Descubre nuestras excursiones

    Marruecos

    Tradiciones y turismo
    Tradiciones y turismo

    Un crucero porMarruecos tiene un encanto inmediato y persistente. Aunque se encuentre a tan solo una hora cruzando el mar desde España, parece estar mucho más lejos de Europa por su cultura, islámica y profundamente tradicional, desconocida para las poblaciones occidentales.

    A lo largo del país, a pesar de los años de dominación francesa y española y de ciudades tan cosmopolitas como Rabat y Casablanca, el pasado se percibe en todo el territorio. Fez, quizá la más bonita de todas las ciudades árabes, conserva su estilo de vida aún arraigado en la época medieval, cuando el Reino de Marruecos se extendía desde Senegal hasta el norte de España, mientras que en las montañas del Atlas y el Rif aún es posible delinear los mapas de las tribus bereberes.

    La conformación física del país es también extraordinaria: a través de cuatro cadenas montañosas se pasa desde la costa mediterránea, que conocerás durante tu Crucero MSC por Marruecos, a las arenas desérticas del Sáhara.

    Las mejores playas están, en el norte, en las zonas de Tánger, Asilah y Larache, y en el sur en El-Yadida y Esauira. En el interior, que encierra el auténtico tesoro de Marruecos, las ciudades que merecen una visita son Fez y Marrakech. Fueron las grandes capitales imperiales durante las distintas dinastías árabes, y son prácticamente únicas en el mundo árabe porque ofrecen la oportunidad de presenciar una forma de vida que, por su apariencia y sus patrones, se ha mantenido en gran parte medieval.