Cruceros a Le Havre

Iglesia de San José 
El volcán: La Casa de la Cultura de Le Havre 
Ruan, una de las ciudades más antiguas de Francia

Busca tu crucero por el Norte de Europa

Le Havre/ París

Un deslumbrante ejemplo de arquitectura contemporánea

Cuando navegas en tu crucero MSC hacia Francia, llegarás a Le Havre, el segundo puerto más grande del país, que ocupa la mitad del estuario del Sena. Pero la ciudad, donde viven casi 200.000 personas, es un lugar de peregrinaje de los amantes de la arquitectura contemporánea.
 
El Havre – “El Puerto” – es la principal escala comercial de la costa septentrional de Francia y puerto de atraque de nuestro crucero MSC por el Norte de Europa. Tras su casi total destrucción durante la Segunda Guerra Mundial, Le Havre fue reconstruida por un único arquitecto, Auguste Perret, entre 1946 y 1964.

El uso del espacio es increíble: los monumentos más importantes irradian seguridad, y los pocos restos que quedan de la ciudad vieja están perfectamente integrados en el conjunto. Aunque los infinitos y mundanos bloques residenciales pueden resultar desalentadores, incluso los visitantes que no estén de acuerdo con la famosa afirmación de Perret de “el hormigón es bello” podrán disfrutar de un paseo por la ciudad. Una excursión durante tu crucero MSC por el Norte de Europa también puede ser la oportunidad para descubrir Ruan, la capital de la Alta Normandía y una de las ciudades más antiguas de Francia.

Levantada donde los romanos fundaron Rotomagus, en el punto más bajo por el que cruzar el Sena, fue más tarde ampliada por Rollón, el primer duque de Normandía, en 911. Conquistada por los ingleses en 1419, en 1431 fue la sede del juicio y de la ejecución de Juana de Arco, para volver bajo el control de los franceses en 1449.

La Ruan de hoy en día puede ser muy seductora, con su centro animado y bullicioso, lleno de impresionantes iglesias y museos. En cualquier caso, siempre es un placer explorar la zona al norte del Sena. Además de los grandes atractivos turísticos, como la Catedral de Notre-Dame y las deliciosas y tortuosas callejuelas flanqueadas por casas de madera, es un lugar rebosante de historia: la más conocida es la referida a Juana de Arco.

Qué ver en Le Havre

Descubre nuestras excursiones

    Llegada al puerto

    Puerto de Le Havre

    En esta sección encontrarás información sobre cómo llegar al puerto

    Terminal de Cruceros

    Quai Roger Meunier 
    76059 Le Havre

    Llegada al puerto en

    • Coche

      Una vez llegues al centro de Le Havre, conduce hacia el puerto y sigue las señales verdes "LD FERRIES" o "FERRIES PARA COCHES"
      Desde el Centro de Comercio Internacional, sigue hacia la Terminal de Cruceros
      Coche
    • Tren

      Una vez llegues a la estación de tren de Le Havre puedes coger el tren a París (estación Gare Saint-Lazare) Trenes directos (TGV) desde/a Marsella y Lyon
      Desde la estación de tren de Le Havre puedes llegar al puerto en taxi, o andando hasta la terminal de cruceros (entre 10 y 15 minutos)
      Tren

    Francia

    La brisa del Atlántico
    La brisa del Atlántico

    Bretaña y Normandía, aunque completamente francesas, conservan una peculiar identidad muy suya que hace de ellas dos de las regiones más intrigantes y características de Francia.


    Durante un Crucero MSC por el Norte de Europa, tendrás la oportunidad de conocer lo mejor que esta zona de Francia puede ofrecer, visitando una o ambas: playas protegidas de arena blanca y salvajes costas escarpadas; imponentes fortalezas medievales y misteriosos megalitos; elegantes catedrales góticas y una arquitectura contemporánea que te dejará sin aliento; brezales salpicados de flores silvestres y antiguos e intrincados bosques. Pero quizá lo mejor de todo sea su irresistible y exuberante cocina, desde los magníficos platos de pescado de sus innumerables puertos hasta los sabrosos quesos de la Normandía rural.

    Un crucero por Normandía te llevará hasta sus gigantescos puertos: Ruan, Dieppe, Cherburgo and El Havre. En el interior presenta un cinturón increíblemente fértil de tranquilos pastos, donde la mayoría de los visitantes va derecha a los restaurantes del Pays d’Auge y de la Suiza normanda. Aunque los placeres de Normandía son quizá menos intensos que los bretones, también hay un amplio número de playas que van desde las de guijarros desgastados de la bonita Étretat, hasta las de arena, que se extienden a lo largo de la costa occidental de la península de Cotentin.