CRUCEROS A BRIDGETOWN

Zona Histórica de Garrison
La cueva de Harrison
Playa Cueva de Piratas

Busca tus cruceros por el Caribe y las Antillas

Bridgetown

Lleno de encanto colonial, maravillas naturales

Cuando llegues a Barbados en un crucero por el Caribe y las Antillas, comienz a explorar la capital, Bridgetown. Hay muchas atracciones en esta pequeña ciudad caribeña, pero haz una pausa para apreciar sus edificios coloniales, el Edificio del Parlamento y la estatua de Lord Nelson en lo que actualmente es la Plaza de los Héroes Nacionales.
Barbados ha conservado una sensación británica con sus carreras de caballos y polo, iglesias parroquiales anglicanas e incluso un distrito montañoso conocido como Escocia. Pero lo británico puede ser exagerado, ya que este es un país distintivo de las Indias Occidentales, cubierto por campos de caña de azúcar y tiendas de ron.


El área histórica Garrison, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO con magníficos edificios de los siglos XVIII y XIX, es una parada imperdible, con una de las mejores colecciones de cañones del mundo. También incluye la Casa George Washington, donde el patriota estadounidense pasó seis semanas de su vida.

La actual Iglesia de San Juan, es la quinta reconstrucción de la iglesia local más antigua, en estilo gótico barbadense. Ubicada en un acantilado a 800 pies sobre el mar, data de 1836. Su interior alberga una escultura del artista británico Richard Westmacott del siglo XVIII, mientras que el cementerio contiene la tumba de Ferdinando Paleologus, un descendiente directo del hermano de Constantino XI, El último emperador bizantino.


Reserva una excursión de MSC para descubrir la historia de la isla en el Museo y la Sociedad Histórica de Barbados en el barrio de St. Michael. Y recorre Sunbury Plantation House, ubicado en la tranquila campiña de San Felipe. Que data de 1650, es un monumento vivo a la vida de las plantaciones y una época pasada.


La cueva de Harrison, en el distrito de St. Thomas, es una maravilla de la naturaleza con sus estalactitas, estalagmitas, arroyos, lagos y cascadas. En una de las cavernas, el juego de luces en las rocas es tan intenso que ha sido apodado "The Crystal Room".


Para divertirte en la playa, dirígete a Pirates Cove, una de las mejores playas de Barbados. Con palmeras, cabañas, arena blanca y agua cristalina, es el lugar perfecto para relajarte en Bridgetown.


Si eres lo suficientemente valiente como para sumergirte en las profundidades, solicita una excursión MSC dentro de un submarino real, el Atlantis, para explorar el arrecife de coral y descubrir la belleza que revelan las profundidades.

Qué ver en Bridgetown

Descubre nuestras excursiones

    Barbados

    Comida, vino y ron a orillas del Atlántico
    Comida, vino y ron a orillas del Atlántico

    Durante un crucero MSC por el Caribe tomarás tierra en el puerto de Bridgetown, en Barbados.

    Durante más de trescientos años, Barbados fue una colonia británica y no te sorprenderá ver que le ha quedado algo de esa esencia británica: los nombres de los lugares, el cricket, el polo y las carreras de caballos, las parroquias anglicanas e incluso un barrio en una colina llamado Escocia. Pero este aire británico puede llegar a ser exagerado para esta isla de las indias Occidentales cubierta por un mosaico de plantaciones de caña de azúcar y salpicada de pequeñas tiendas de ron. Su música es el calypso, su alimento más preciado el pez volador y sus influencias culturales provienen tanto de América como de Europa. Los habitantes de Barbados, conocidos como los Bajan, son cálidos y acogedores, como podrás comprobar en cualquier sitio. Entre los atractivos más tradicionales en tu viaje a Barbados encontrarás sugestivas casas en las plantaciones de la isla, coloridos jardines botánicos, orgullosos fuertes militares y estaciones de señalización. La capital, Bridgetown, es un alegre lugar para visitar, con un excelente museo nacional y magníficos bares y discotecas.

    Y además están las playas, desde las normalmente abarrotadas Accra Beach y Mullins Bay hasta los minúsculos aunque soberbios bancos de arena rodeados de palmeras como Bottom Bay, en el sureste.