Marmaris

Un castillo otomano
El barrio de Kaleiçi
Dalyan, una bonita localidad costera

Busca tu crucero por el Mediterráneo

Marmaris

Un fiordo en el Mediterráneo

Cuando cruzas el Mar Mediterráneo con un Crucero MSC es fácil entender por qué su magnífico entorno, en una especie de fiordo rodeado de colinas cubiertas de pinares, ha sido determinante en la historia de Marmaris.

Eso no pareció favorecer ni la expansión ni el prestigio de la antigua Physcus, la colonia dórica original, pero Solimán consiguió sin problemas reunir un ejército en 1522, cuando comenzó su exitoso asedio a Rodas.

Poco después de esta campaña, Solimán dotó a la antigua ciudad con un pequeño castillo y una posada. Poco queda del tranquilo pueblo de pescadores que era Marmaris hace apenas tres décadas. El desarrollo se ha ido comiendo parte del casco antiguo abarrotándolo de tiendas y lokantas y bazares callejeros, un intrincado laberinto en neto contraste con el puerto deportivo y el paseo marítimo, de aire más europeo. Según la leyenda, Marmaris debe su nombre a Solimán el Magnífico a quien, no encontrando el castillo de su gusto, se oyó murmurar “Mimarı as” (“colgad al arquitecto”). El castillo alberga un museo de restos locales y algunos de los eventos del festival que se celebra durante el mes de mayo.

El bazar, incluido su diminuto kervansaray, compite hoy con el de Kuşadası por los pomposos objetos kitsch que allí se venden, y pasear por el barrio de Kaleiçi, con sus intrincadas callejuelas a los pies del pequeño castillo, es un auténtico placer.

Dalyan, a 85 km de Marmaris, es una localidad turística en pleno desarrollo, aunque sigue siendo bonita. Es una buena excursión para visitar lugares cercanos, como las ruinas arqueológicas de Kaunos al otro lado del río, la playa de İztuzu en la desembocadura del río, y el precioso lago de agua dulce de Köyceğiz con sus manantiales de aguas termales. Dalyan se hizo conocida en 1986, cuando surgió una polémica por la propuesta de construir un hotel de lujo en la cercana playa de İztuzu, territorio de reproducción de la tortuga boba. Los ecologistas lograron detener el proyecto y hoy en día la playa está protegida entre mayo y octubre, que es la época de desove.

Visitas imprescindibles en Marmaris

Descubre nuestras excursiones

    Turquía

    Ruinas griegas y mezquitas otomanas
    Ruinas griegas y mezquitas otomanas

    Un crucero por Turquía occidental te descubrirá el área más visitada y económicamente más desarrollada de este país.

    Harían falta varias semanas solo para llegar a arañar la superficie de la antigua capital imperial, Estambul, en el estrecho que une el Mar Negro y el Mar de Mármara y aún centro cultural y comercial de Turquía. 


    En la orilla opuesta del Mar de Mármara, las dos anteriores capitales del Imperio Otomano, Bursa y Edirne, cuentan con muchos monumentos y una atmósfera regia. 


    Más allá del estrecho de Dardanelos y los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial se encuentran las islas mediterráneas de Gökçeada y Bozcaada, conocidas por sus excelentes playas, su tranquilidad y su persistente identidad griega. 

    Más al sur, los paisajes de olivares alrededor de Bergama y Ayvalık representan el caracter clásico del Egeo septentrional. La vieja Sardes y el antiguo campo de entrenamiento principesco otomano de Manisa son también muy agradables, mientras que Esmirna cumple su papel de acceso funcional al Egeo central y al sur.  


    Unas vacaciones en Turquía también te descubrirán impresionantes ciudades antiguas. La celebérrima Éfeso tiende a eclipsar las jónicas e igualmente merecedoras Priene y Dídima, o las intrigantes ruinas de Afrodisias y Labraunda, sin olvidar las evocadoras ciudades sobre colinas como Şirince o Birgi.