Brest

Pont de Recouvrance
Les Ateliers des Capucins
Phare du Petit Minou

Cruceros por el norte de Europa

Brest

La tímida princesa de la costa atlántica

Brest es una ciudad portuaria en la región de Bretaña en la costa oeste de Francia. Su crucero MSC le llevará a descubrir un lugar lleno de encanto, historia y cultura, en una ensenada natural cuya belleza le dejará sin aliento.

 
Hay muchas cosas que se pueden ver en Brest, incluyendo la Torre Tanguy que alberga hallazgos históricos de la ciudad que datan desde tiempos antiguos hasta el período de las Guerras Mundiales. Otra institución que merece la pena visitar es el Museo Marítimo Nacional situado en el interior del Château de Brest que contiene un verdadero submarino.
Para comenzar su visita a Brest, puede caminar por la Rue de Siam, un animado distrito comercial. El aspecto de la carretera es severo, en pleno estilo de los años 50. Tanto aquí como en todo el distrito que se encuentra entre el Pont de Recouvrance y el Ayuntamiento está repleto de grandes edificios residenciales de varios pisos, dispuestos simétricamente sobre un eje perfectamente recto.
 
El Pont de Recouvrance, que domina los muelles y el puerto militar, fue construido en 1954 con un elevador vertical. Durante mucho tiempo, fue el puente levadizo más grande de Europa y es, sin duda, una parada que no debe perderse en su visita a Brest durante un crucero de MSC.
 
Otro lugar realmente interesante que se encuentra en los muelles es Les Ateliers des Capucins, una serie de edificios que miran al mar, construidos durante el siglo XIX. En 2009, se convirtieron en un centro cultural y comercial. En la bahía de Brest, también se puede ver el delicioso Phare du Petit Minou, un faro construido en 1848 que se encuentra frente al fuerte del mismo nombre y está conectado con tierra firme por un puente de piedra en el municipio de Plouzané. Alineado con el faro de Portzic, el Petit Minou ha guiado barcos durante más de ciento cincuenta años por la ruta más segura para atravesar el canal natural que une Brest con el Océano Atlántico.

Descubra las excursiones en Brest

    Francia

    La brisa del Atlántico
    La brisa del Atlántico

    Bretaña y Normandía, aunque completamente francesas, conservan una peculiar identidad muy suya que hace de ellas dos de las regiones más intrigantes y características de Francia.


    Durante un Crucero MSC por el Norte de Europa, tendrás la oportunidad de conocer lo mejor que esta zona de Francia puede ofrecer, visitando una o ambas: playas protegidas de arena blanca y salvajes costas escarpadas; imponentes fortalezas medievales y misteriosos megalitos; elegantes catedrales góticas y una arquitectura contemporánea que te dejará sin aliento; brezales salpicados de flores silvestres y antiguos e intrincados bosques. Pero quizá lo mejor de todo sea su irresistible y exuberante cocina, desde los magníficos platos de pescado de sus innumerables puertos hasta los sabrosos quesos de la Normandía rural.

    Un crucero por Normandía te llevará hasta sus gigantescos puertos: Ruan, Dieppe, Cherburgo and El Havre. En el interior presenta un cinturón increíblemente fértil de tranquilos pastos, donde la mayoría de los visitantes va derecha a los restaurantes del Pays d’Auge y de la Suiza normanda. Aunque los placeres de Normandía son quizá menos intensos que los bretones, también hay un amplio número de playas que van desde las de guijarros desgastados de la bonita Étretat, hasta las de arena, que se extienden a lo largo de la costa occidental de la península de Cotentin.